Una Web de Malcocinado

Migas


Comida de pastor, comida de pobre (se hacen con los restos de pan duro de días anteriores), las migas son hoy en día, por el contrario, uno de esos bocados que se pillan a deseo porque no forman parte de lo habitual, y porque se pueden acompañar de tantas formas, que es difícil no dar con una que le cuadre a cada persona.

 

Migas - detalle Migas listas para comer

 

  • Ingredientes: pan duro (con buena miga), pimientos rojos ('choriceros'), ajos, aceite, sal.
    • El pan duro se rebana (es decir, se corta en pequeños trozos de 'rebanada' muy finos) unas horas antes, y se deja reposar, un poco humedecido con agua con sal. Se cubre con un paño.
  • Preparación:
    • Freir los pimientos y los ajos enteros (con un corte o un golpe, para que no salten) en el aceite, y sacarlos (es sólo para darle gusto).
    • Se vuelca todo el pan junto a la sartén (si se nota muy seco, se añade un poco de agua), y se va remetiendo por los bordes para formar una masa que se pueda voltear.
    • Se voltea, y en este momento es cuando se pueden sacar los tostones para comerlos aparte, que son los trozos ya algo fritos que estaban originalmente al fondo de la sartén.
    • A partir de aquí, se empieza a picar y revolver el pan continuamente, hasta que se consigue el punto correcto: las migas están sueltas y tostadas, pero no secas.
      • También pueden pecar de exceso de humedad, y entonces quedarán apelmazadas, o usando la palabra más autóctona, maimones.
  • Presentación:
    La ventaja de las 'migas blancas', es decir, las que no llevan pimentón o cualquier tipo de carne en su preparación como en otras zonas de Extremadura, es que se pueden mezclar con muchos complementos según el gusto de cada uno:
    • Con pimientos y ajos: los que se han frito para dar gusto al aceite en el que se preparan las migas.
    • Con sardinas asadas: aquí os mostramos unas fotos asándose en un anafe tradicional.
    • Con torreznos: tiras de tocino con algunos cortes para que se ricen al freir.
    • Con miel: se unta el piquito de la cuchara antes de recoger cada bocado de migas.
    • Con leche, migas canas: se vierte leche en el plato y se comen 'remojadas'.
    • Con café o chocolate: normalmente, las que sobran de la comida, están igual de buenas en la merienda, o en el desayuno del día siguiente.

 



Receta: Amelia y Elisa
Fotos: Nanda