Una Web de Malcocinado

Motes y apodos


Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, un apodo es un ‘nombre que suele darse a una persona, tomado de sus defectos corporales o de alguna otra circunstancia’. También lo define como un ‘chiste o dicho gracioso con que se califica a alguien o algo, sirviéndose ordinariamente de una ingeniosa comparación’.

Para la misma autoridad académica, un mote es un ‘sobrenombre que se da a una persona por una cualidad o condición suya’, aunque, hace varios siglos, también podía ser una divisa o lema que los caballeros antiguos adoptaban como distintivo en los torneos o como leyenda de sus escudos.

En su diccionario, María Moliner lo define como ‘sobrenombre, generalmente alusivo a alguna cualidad, semejanza o circunstancia de la persona a quien se aplica, por el que se conoce a esa persona, y especialmente los usados en los pueblos, que pasan de padres a hijos y, generalmente, no son tomados como ofensivos’.

 

Y es esta acepción la que más se acerca al uso que de los motes ha hecho la gente, tanto por tener en cuenta las circunstancias personales o familiares del motejado como por nominar jocosamente su aspecto físico o su condición social o su comportamiento. Y además, porque sitúa al pueblo –no a la ciudad, donde predomina el anonimato- como referente donde la cercanía de sus habitantes ofrece más posibilidades para renombrar a cualquiera de los vecinos.

 

Así, es fácil encontrar muchos ejemplos de motes que pasan de padres a hijos (Campana-Campanita, Bala-Balilla, Churuba-Churubín, Górgora-Gorgorita, Mocho-Mochi) o que sirven para designar al otro esposo (Charro-Charra, Chavó-Chavora, Chocho-Chocha, Talo-Tala).

También los hay que evocan a animales (Gallo, Boquerón, Pavo) o plantas (Tomillo, Alpiste, Limones, Tomate, Membrillo) y otros que afinan más (Medianalga, Arrimacomía, Mentiras Frescas, David, Tronchastiles) o aluden a ciertas aficiones (Cartucho, Escopeta, Cubata).

Aunque algunos pueden ser insultantes, hecho que dependía de la leche que tuviera el moteador y de la gracia que le infundiera el moteado, la mayor parte de ellos proceden de particularidades físicas (Cano, Gordo, Seco, Gafas, Mutilao, Teco) y del oficio (Carpinterillo, Pimiento, Estanquero, Calerero, Carnicero).

 

Hacer un listado completo de todos los motes de Malcocinado es tarea complicada y nunca acabada, a pesar de que cada vez hay menos habitantes y los nuevos apodos escaseen. Además, ya no se sigue al dedillo esa tradición de poner el mismo nombre de los padres, de los padrinos o de las titas a los recién nacidos, por lo que no es necesario colocarles un mote para identificarlos. Pero sabemos que con los que se reproducen seguidamente saldrán bastantes más que muchos ni siquiera hemos oído, y que su lectura provocará recuerdos de todo tipo a quienes conocieron a los protagonistas.

 

 

A


Agostillo
Aguao
Aguatibia
Alemán
Alférez
Alpiste
Apóstol
Arrecostao
Arrimacomía
Arrioche
Arrullo

B


Bala / Balilla
Barbas
Barcelona
Barril
Batato
Bello
Berru
Biberón
Bijolo
Birria
Bocacha
Bodegas
Bolindre / Bolindrín
Boquerón
Botellín
Botello
Braguetillo
Bragueto
Brazos caídos
Burdo
Burrina

C


Caballero
Cabillo
Cacho
Cachorro
Cagalana
Calé
Calerero
Cali
Calleja
Camilo
Campana / Campanita
Cana
Canete / Caneta 
Canita
Canito
Cano
Caparrana
Carpinterillo
Carnicero
Carrete
Carretito
Carri
Carrillo
Cartucho
Cascarilla
Castillejo
Castulo / Castulín
Cerrato / Cerratillo
Chape
Charranes
Charro / Charra / Charrita
Chascalla
Chasmeri
Chatarra
Chati
Chato
Chaveta
Chavó / Chavora
Chica
Chicuelo
Chima
Chimenea
Chinato
Chiquete
Chocho / Chochín / Chochito
Chocolate
Chulito
Chupaostias
Churranegra
Churuba / Churubín
Cojita
Cojito
Cojo Pitín
Cordobés
Corea
Correo
Corsario
Costalero
Costurero
Cristo
Cubata
Cuchillejos
Culera
Curita
Curreles

D


David
Delgada
Demonio
Dómina
Dominó

E


Efe
Enclenque
Erre
Escopeta
Escopetilla
España
Espelucá
Espumarajo
Estanquero

F


Falange
Fardiquera / Fardiquerón
Feo
Ferreira
Frun
Fugitivo

G


Gafas
Galín
Gallinaza
Gallita
Gallo
Ganga
Gitano
Goloso
Gordo
Górgora / Gorgorita
Grande
Guiña
Guiso
Gumejo

H


Hombre

I


Ifi
Ito

J


Jabalina
Jampo
Jarabe
Jarales
Jerreriche
Jerrumbre

K


Kiki
Kikis
Kisco

L


Limones
Linterna
Luciano
Luquilla
Luz (de la)

M


Maestrín
Majo
Malacara
Malojo
Mancera
Mandaor
Manquito
Maquinilla
María Perico
Marqués / Marquesín
Martillo
Martín / Martina
Mataliebres
Medianalga
Mellizo
Membrillo
Menguillo
Mentira Fresca
Merienda
Miguelancho
Millones / Millonaria
Mima / Mimo
Mocha / Mochito / Mocho
Molinero
Monago
Monísima
Morala
Morcilla
Morenía
Morenillo
Moreno / Morenito
Morroña
Mutilao

N


Nalgas
Naranjero
Negro
Nervioso
Niña
Nono
Nuero

P


Palli
Palotrasto
Pan
Pan Blanco
Pancho
Panza
Panzaburra
Pañera
Paño Fino
Paulines
Pavía
Pavo
Peazos (de los)
Pelaespigas
Pelicana
Pella
Pelu
Peluca
Penco
Penicilina
Peolla
Pequenino
Perdigonas
Persono
Pica
Pichi
Pichuli / Pichulín
Piconera
Piernas Gordas
Pifa
Pijo
Pili
Pimiento
Pinche
Pinillo
Pío
Piropero
Piru
Pitilín
Pitina / Pitín / Pitines
Píu
Porrillo
Porro
Pote
Presislá
Pulga
Puli
Pulío
Putita

Q


Queo
Quijarete
Quinini / Quini
Quintillo

R


Rana / Rano
Rata
Ratón / Ratona
Regordete
Remolacha
Rosquetero
Rubio
Rubiri
Ruti

S


Sangui
Sanito
Sano
Santanero
Santos
Sargentito
Seco
Secretario
Señorita
Sequini
Sherif
Sidoque
Soranda
Sultana

T


Tachuela
Talo / Tala
Tarro
Teco / Teca
Tequín
Tequito
Terrágalo
Tibio
Tijerita
Tinajita
Tío Calambre
Tío Tuno
Tirita
Titi
Tiznao
Tomate
Tomillo
Trabuco
Tres Cuartillas
Tres Picos
Tronchastiles
Tuna

U


V


Veinte hombres
Velilla
Velu
Vida mía
Vinagre
Violetera
Viruta

Z


Zamarrilla
Zapatona
Zapatones
Zorro / Zorrito
Zorro Ventillo
Zurri



 

---------------------------------
Paco Hernández
Recopilación inicial publicada en la revista de 2017



Comentarios


Imagen de Anónimo

Más motes ...

Ahí van otros pocos que hemos echado de menos charlando con la familia:

rata, birria, biberón, veinte hombres, tirita, gumejo, españa, velilla, maría perico, tarro, morala, carrillo, mentira fresca, brazos caídos, perdigonas, maquinilla.

Imagen de admin

Listo!

Añadidos al listado. Muchas gracias