Una Web de Malcocinado

La caza (II)


 

 Ver artículo anterior (introducción) en La caza (I)

 

CLIENTE. Hablemos de la caza. ¿Todo el mundo tiene derecho a cazar?

ABOGADO. Únicamente lo tienen aquellos que se hallan provistos de la licencia de uso de armas de caza, que concede el Gobernador civil de la provincia a los mayores de 15 años.

 

C. El que posee una licencia de caza, ¿puede cazar libremente en todas partes?

A. No, señor; únicamente puede hacerlo en los terrenos del Estado, de los pueblos, de Comunidades civiles o en fincas de propiedad particular que no estén vedados. En los terrenos visiblemente acotados o cerrados, solamente pueden cazar sus dueños o arrendatarios y las personas a quienes ellos hayan precisamente autorizado por escrito, pero con las limitaciones que impone la Ley al reclamo de perdiz y saca de conejos.

 

Malcocinado - Coto social de cazaC. Desearía que Vd. me explicara ahora qué se entiende por vedado y lo que debe hacer el propietario que quiera tenerlo en sus fincas.

A. Se entiende que un terreno es vedado cuando llena las condiciones que establece la Ley de acotamientos de 1813. Al efecto, el vedado ha de consistir en cierta extensión de terreno bajo la linde y propiedad de un dueño, mediante que la caza constituya la principal explotación de la finca, siendo secundario cualquier otro aprovechamiento agrícola. Obtenida la declaración de vedado, el propietario ha de colocar en los lindes del terreno, con profusión, y en sitios fácilmente legibles, unas piedras o tablillas con letreros que digan literalmente “Vedado de caza, matrícula número…”. Mediante tales requisitos, nadie puede cazar en el vedado, a menos que tenga para ello permiso escrito del dueño o del arrendatario.

 

C. En terrenos de propiedad ajena que no sean vedados, ¿puede el que tiene licencia de caza entrar a cazar sin permiso escrito del propietario?

A. Solamente en aquellas tierras que no están materialmente cerradas o acotadas (1) se puede entrar a cazar sin permiso del dueño, pero con tal de que las cosechas se hallen completamente levantadas, y respondiendo siempre de los daños que se causen. En cambio, si el terreno se halla materialmente cerrado, o cercado (2), o está amojonado (3), nadie, aunque las cosechas estén levantadas, puede cazar sin permiso del dueño.

 

C. ¿Desde qué momento tienen derecho los cazadores sobre los animales que son objeto de cacería?

A. Si se trata de caza mayor, como ciervos, gamos, jabalíes, zorras, etc., las reses pertenecen al cazador que las ha levantado, desde el momento que las mata (4).

Malcocinado - Jabalí

Si, habiéndolas levantado, solamente las hiere, también les pertenecen con tal de que él solo, con arma o con sus perros, las persiga; pero viene obligado en tal caso a pagar todos los daños que cause en las fincas que atraviese (5). Mas si una o más piezas de caza mayor han sido levantadas y no heridas por uno o más cazadores o sus perros, y otro cazador mata alguna de ellas durante la carrera, entonces este matador y sus compañeros de caza tienen, sobre la pieza o piezas muertas, iguales derechos que el cazador o cazadores que las han levantado, con tal de que éstos no hayan dejado de perseguirlas.

En cambio, si se trata de caza menor, como gorriones, perdices, patos, conejos, etc., pertenecen al cazador desde el momento que los derriba muertos o heridos, por más que otro los haya levantado.

 

C. El que tiene licencia de escopeta y caza, ¿puede cazar en todo tiempo del >año?

A. No, señor. Los únicos que pueden cazar en cualquier época del año son los dueños particulares de las tierras destinadas a vedados que estén realmente cercadas, amojonadas o acotadas, pero sin usar reclamos de perdiz macho o hembra, pues éstos sólo pueden utilizarse en tiempo que no sea de veda, ni tampoco usar reclamos o engaños a menor distancia de mil metros de las tierras colindantes.

 

C. ¿En qué época del año no se puede cazar fuera de terrenos vedados?

A. Está absolutamente prohibido cazar en la época de la reproducción o cría, aunque se tenga licencia de armas y permiso del dueño del terreno, por más que éste se halle acotado y amojonado: es el tiempo de veda (6).

 

C. ¿Cuándo empieza y acaba esta prohibición o veda?

A. La veda empieza en España, para toda clase de caza, el 15 de febrero y acaba el 31 de agosto inclusive (7), a excepción de las provincias gallegas y las del litoral cantábrico, donde, por ser las más frías, la veda termina el 15 de septiembre.

 

C. El tiempo de veda ¿es el mismo para la caza de toda clase de animales?

A. No, señor: en las albuferas, pantanos y lagunas pueden cazarse las aves acuáticas y zancudas, y las becadas, becacinas y demás similares, hasta el 31 de marzo. En los predios donde se encuentren levantadas las cosechas pueden cazarse las palomas campestres, torcaces, tórtolas y codornices desde el 1 de agosto, aunque las haces o gavillas se hallen todavía sobre el terreno.

 

Malcocinado - Perdices

C. Mientras dura la veda ¿no puede cazarse animal alguno?

A. Los únicos que a pesar de ser en tiempo de veda pueden cazarse de cualquier modo que sea, menos a tiros, son los animales dañinos, como lobos, zorros, gatos monteses, tejones, hurones, milanos, águilas y demás aves de rapiña.

 

C. ¿Se pueden cazar libremente dentro de cualquier terreno estos animales dañinos?

A. Se pueden cazar libremente en tierras del Estado o de los pueblos, y en los baldíos y rastrojeras de propiedad particular que no estén cerradas o amojonadas; pero en los terrenos cercados, ora pertenezcan a pueblos, ora a particulares, no es permitida esta caza si no se tiene licencia escrita de los dueños o arrendatarios de dichos terrenos (8).

 

C. ¿Puede cualquiera dedicarse a la extinción de animales dañinos por medio de batidas o envenenamientos?

A. No, señor; las batidas o envenenamientos sólo puede acordarlos el Alcalde (9), cuando las circunstancias lo exijan y previa autorización del Gobernador civil de la provincia y de los dueños de las fincas. Han de ser dirigidos por personas peritas nombradas por la Autoridad y anunciados durante tres días consecutivos por medio de bandos en los pueblos en cuyo término hayan de tener lugar y en los pueblos colindantes.Malcocinado - Aves insectívoras

 

 

C. Cuando no hay veda, ¿se puede cazar toda clase de animales?

A. Tampoco, pues las aves reputadas de insectívoras, como son las lechuzas, las golondrinas, el esparabé o cernícalo, los vencejos o falsías, el trepatroncos, el picarañas, el monje o retoret, el aguanieves, el picafigo o capnegre, el pechirrojo o reyetó, el papamoscas, el hormiguero, la oropéndola, el reyezuelo, el ruiseñor, el cuclillo, etc., no pueden cazarse en tiempo alguno, en atención al beneficio que reportan a la agricultura (10).

 

C. El que tiene licencia de caza ¿puede cazar cuando no hay veda valiéndose de los medios que tenga por más convenientes?

Malcocinado - Perdices de reclamoA. No, señor, pues en todo tiempo está prohibido cazar con armas de fuego a distancia menor de mil metros contados desde la última casa de la población. 

También está en todo tiempo prohibido en absoluto cazar la perdiz con reclamo, a no ser que lo haga el dueño de un vedado (11) mediante licencia especial.

 

Malcocinado - Artes de caza

También está en todo tiempo prohibido cazar con hurón (12), lazos, perchas, redes, ligas y cualquier artificio, a excepción de los pájaros no insectívoros.

Asimismo, está prohibido en todo tiempo cazar las hembras de ganado cervuno y sus similares.

Igualmente, está en todo tiempo prohibida la formación de cuadrillas para perseguir a las perdices a la carrera, sea a pie o a caballo.

 

C. Y cazar con perros, ¿se puede?

A. Según y cómo. Para cazar con galgos, podencos o sabuesos, se necesita obtener una licencia especial de carácter personal e intransferible. Sin embargo, a pesar de tener dicha licencia, está prohibido en toda España, desde 1 de marzo a 15 de octubre, cazar con galgos o podencos en tierras labrantías desde la siembra hasta la recolección, y en los viñedos desde el brote hasta la vendimia.

 

 

NOTAS

(1) Todas las dehesas, heredades y demás tierras de cualquier clase, pertenecientes al dominio particular, se consideran cerradas y acotadas.

(2) Terreno cerrado o cercado es el que está rodeado de seto vivo, tapia o espino artificial, sin tener más entradas que las que el dueño ha puesto en la finca.

(3) Terreno amojonado es el que tiene colocados visiblemente hitos o mojones para determinar sus lindes, y está dedicado a la agricultura o industria, siendo secundaria la de la caza.

(4) Está en todo tiempo prohibido matar las hembras de los ciervos, corzos y gamos, así como su venta y circulación.

(5) El cazador no tiene derecho alguno a la pieza no herida, por más que la hayan levantado sus perros y, por consiguiente, no puede entrar a perseguirla en propiedad acotada sin permiso del dueño de ésta.

(6) Está terminantemente prohibida la circulación y venta de caza viva o muerta y de los pájaros vivos o muertos, en todo el territorio español, durante la temporada de veda, a excepción de los conejos cazados por el dueño de un vedado.

También está prohibida, en todo tiempo, la exportación al extranjero de toda clase de pájaros y caza mayor y menor, excepción hecha de los estorninos y tordos y de los conejos.

(7) Sin embargo, respecto de los pájaros útiles, España tiene celebrado con Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Grecia, Luxemburgo, Mónaco, Portugal, Suecia y Suiza el Acuerdo de 1902 por el cual se prohíbe capturar o matar desde 1 de marzo a 15 de septiembre cada año los pájaros llamados útiles, como son mochuelo, lechuza, corneja, picos, abejarucos, abubillas, vencejos, chotacabras, ruiseñores, pitirrojos, churrucas, curujas, mosquiteras, reyezuelos, papamoscas, trogloditas, golondrinas, gafarrones, verdecillos, jilgueros, estorninos, aguzanieves, cigüeñas, etc.

(8) Los dueños o arrendatarios de vedados pueden colocar en éstos toda clase de aparatos para destrucción de animales dañinos o seguridad de la finca, pero con tal de que disten tres metros por cada lado de los caminos, veredas o sendas de dicha propiedad y anuncien la existencia de dichos aparatos.

(9) Los Alcaldes han de estimular la persecución de las fieras y animales dañinos, ofreciendo recompensas pecuniarias a los que acrediten haberlos muerto, incluyendo una partida en el presupuesto municipal.

Para fomentar el exterminio de los animales dañinos se ha de pagar a las personas que al Ayuntamiento las presenten muertos: 15 pesetas por cada lobo, 20 por cada loba y 7’50 por cada lobezno y por cada zorro, 10 por cada zorra, 3’75 por cada zorrillo, garduña, gato montés, lince y turón; 4 por cada ave de rapiña de tamaño igual o superior al milano; 2 por cada cría de éstas y por cada ave de rapiña inferior al milano y 1 peseta por cada cría de ave de rapiña inferior.

(10) Desde el 1 de septiembre hasta el 31 de enero, pueden cazarse los tordos, trigueros, hortelanos, etc.; los gorriones, pinzones, pardillos, jilgueros, verderones, etc.; las alondras, calandrias, cogujadas, terrerolas, etc.; el arrendajo, la choba, la graja, etc.; el mirlo, el zorzal, el capiblanco, la griva, etc.; los estorninos y demás aves que durante su primera edad son insectívoras, y los padres que, para criar sus polluelos, hacen una guerra activa a los insectos, como lo verifican los gatos, los gansos, las zarcetas y otras palmípedas y aves de ribera.

(11) No es penable la mera posesión de reclamos sin licencia si sus tenedores no son sorprendidos en el acto sin hacer uso de ellos. La Guardia Civil y los Guardas jurados han de incautarse de los reclamos de perdiz cuyos conductores no exhiban en el acto la correspondiente licencia, y en este caso han de matar los reclamos.

(12) Los arrendatarios de montes y quienes se dedican a la industria de saca de conejos pueden tener hurones, con licencia. De no ser así, el hurón ha ser muerto en el acto de aprehenderse.

 

 Malcocinado - Paisaje

 

Paco Hernández


 Ver artículo anterior (introducción) en La caza (I)